jueves, 1 de agosto de 2013

Soñando voy.

Soñar despierta me encanta.
Organizar mi vida, mis estudios, trabajo, decorar la casa que tendré, los viajes que haré...
Me entrentengo y es que lo disfruto.
Voy fichando ropa, muebles, gente, peinados, paisajes... que luego añado a mis planes mentales.
Obviamente sé que no sucerá como lo imagino y, que posiblemente no tenga nada que ver.

Y lo mismo es que soy adolescente, pero en el fondo, cuando pase esta "etapa" yo quiero seguir soñando.
No solo vidas futuras,¿eh? He sido una doncella medieval, he pintado en las cavernas prehistóricas, he organizado guerrillas en la Guerra de Indepencia y también en la Revolución Francesa...
Soy bastante infantil.

Cuando leo un libro, no me ciño a la descripción. E incluso a ratos paro de leer e imagino qué hubiera puesto yo en lugar de lo que el autor escribió. No suelo estar de acuerdo con los finales.. así que me lo invento.

Hasta tengo planes para cuando visite Francia, Austria o Suiza. En ese caso con que se cumpla la parte de "visitar" y de verdad vaya, no me importa que los planes cambien.


"El que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo." Bécquer.

1 comentario:

  1. Por algo Eva nació de un sueño de Adán. Es la hermosa "materia" de la que estáis hechas.

    ResponderEliminar