sábado, 31 de agosto de 2013

Fotos Detroit.

Detroit desde Windsor

La frontera



Entrando al tunel

Entrada EEUU

Frontera




Detroit

Mis primeros chicles canadienses





Tiendas conocidas, por fin!





Menos mal que me compré mi mochila en España...

Marca de mi maleta!

Olé.


Con Doreen :D

En el centro commercial.



Tienen obsession con el estampado de leopardo...



Cómo no estampado de leopardo.

Mi primera chocolatina canadiense


Mamá, hubieras comprador algo de aquí :')

31 de agosto de 2013 -Detroit-

Por si no lo sabíais, Windsor está a unos 10 minutos de Detroit (EEUU). Y los canadienses de la zona van mucho a comprar a Estados Unidos por ser más barato. Y allí íbamos.
Toda una Aventura. Veréis, llegábamos a la frontera y un policía nos pedía los pasaportes. Abría la puerta del coche e iba mirando uno a uno los pasajeros y comparando con el pasaporte entregado. Como yo era la primera vez que pasaba por ahí, nos hicieron bajar a unas oficinas y allí tuve que rellenar unos papeles de visado extraños. Después tuvimos que esperar a que me llamasen. Un poli al que no le entendía hablar (parecía que tenía un polvorón en la boca) me hizo preguntas del tiempo que iba a estar en Canada, de cuándo había llegado, de qué iba a hacer allí... yo me sentía como en una película. Mientras esperábamos, Marie y Doreen me preguntaban si mi pelo era teñido.Y es natural. Pues ellas alucinadas alabando mi pelo. Y estuvimos entretenidas hablando de peinados y mechas.
Luego me volvieron a llamar, para las huellas dactilares y unas fotos. Y al parecer, no encontraron en mi ningún antecedente o posibilidad de llevar drogas o armas, y me dejaron pasar.
Una hora de mi día en Detroit entre aquellas paredes.

Detroit, a pesar de estar tan cerca de Windsor, está atrapado en el tiempo. Es muy viejo y las casas abandonadas.

El centro commercial era como un Corte Inglés. Con tiendas extrañas pero otras como Forever 21, que son como Zara. Diferente, diría yo, a los españoles.

Yo supuestamente iba a llamar a mis padres al llegar a casa sobre las 5, pero la hora se iba acercando y ni habíamos comido ni tenía pinta de que nos fueramos a ir. Y me agobié. Pero estábamos "les filles", como nos llama Marie, y Doreen me dijo que ella también echaba de menos a su familia española ( que viene siendo la mía). Es genial.

Pues fuimos a comer y allí tuve wifi para hablar con mis padres y hermana y avisarles del retraso en el plan.
Y comí mi primera galleta de la fortuna, cuando saqué la notita que me había tocado no lo entendía. Entonces me lo empezaron a explicar pero ellos como en otro mundo. Decían que era alucinante. Porque precisamente la galleta de la fortuna me decía (si se puede considerar que dice algo) que estaba en proceso de emprender algo, y que debía aprovecharlo.
Así que me he guardado el papelito porque me parece de lo más curioso y divertido.

Al acabar la comida, fuimos al supermercado. Pero no tenía nada que ver con un Mercadona o Ahorra más. Un monstruo entre los supermercados.
Había im hombre con un micrófono explicándo cómo funcionaba una especie de Termomix y hacienda batido y nosotros probamos todos. Era horrible al principio, porque yo veia cómo echaba en todos zanahorias pero luego no sabían.

La vuelta a Canada más sencilla, el policía nos dejó pasar a la primera.

Ha sido un día de lo más cansado pero interesante cuanto menos.











Solo para verduras...


En el supermercado Costco



:')

Volviendo a casa

30 de agosto de 2013 -Acompañando a Doreen-

Siento no poder manteneros informados a diario, pero aunque no lo parezca carezco de tiempo y fuerzas para escribir.

Espero, durante el curso, poder contaros mis aventuras dos o tres veces por semana.

Pero vamos allá.

El 30 me tocó madrugar para acompañar a Doreen a la orientación de su college, lo que en España sería un módulo o formación profesional.  Al entrar al polideportivo del campus St. Clair, me dio un shock. Exactamente como una peli. Todo lleno de sillas, y las luces apagadas y como bolas de discoteca y música a tope. En el centro dos presentadores con dos grandes pantallas a los lados no paraban de gritar. Y me resultaba molesto porque no entedía nada. Proyectaban cientos videos explicando asuntos importantes a los futuros estudiantes pero hacienda tonterías. Yo me dormía.

Después nos separamos: alumnos por un lado y familia y amigos por otro. Así que Doreen se marchó y nos quedamos en otra sala Alphonse, Axel y yo. Nada mas sentarnos, mi host dad me retiró las cosas de la mesa y me dijo: "Sleep Marta". Y eso hice. Me quedé frita en la mesa.
No se lo que pensaría de mi la gente, pero es que sinceramente yo solo quería dormir.

Y como allí son muy modernos y tampoco deben notar mucho la crisis, habia barbacoa gratis para todos. Y comimos perritos calientes con patatas.
Y a partir de ahí empezó mi "infierno" (por llamarlo de alguna manera).

Doreen se fue a comprar libros, Alphonse y Axel se quedaron conmigo. Y charlamos tranquilamente, hasta que me tocaron la vena sensible. Me recordaron que en ese momento, en España estaba mi familia en la boda de mi prima. Pues a llorar.

Superado ese punto y ya con Alphonse fuera de escena. Axel me aconsejaba sobre el colegio y no sé cúmo entramos en el tema de la familia y me habló de mis hermanos y de lo que los estaría echando de menos. A llorar parte II.

Y bueno, al rato me presentaron a amigos suyos, majísimos por cierto, y más de lo mismo.  Que si echaré de menos a mi familia y todos coincidian en que yo era una valiente.
Y bueno, si seguimos la filosofía de Dani Martin:"los valientes son los que saben llorar con la cara descubierta", sí que lo soy. Porque en España si que no lloraba en público porque quedaba mal, pero esa vergüenza está superada.
Lo pasé bien luego, porque estuve explicando qué era ser "choni" y ahora bromean mucho con ello. Y es que aquí todo es un poco choni.

Ya en casa me dijeron que me echara una siesta y eso hice. Tres horas despues me desperto Marie para cenar y me eché a llorar en sus brazos. Pero es más buena... me dijo que en la vida lo bueno y lo malo hay que apuntarlo. Todo es parte de lo que va siendo tu experiencia de vida, y cuando pasas una etapa y miras atrás siempre aprendes algo de lo que pasaste. Me animó de nuevo a llorar para desahogarme y compartir con ellos mis penas y alegrías. Adorable, verdad?

Después de la cena, que sigo sin entender por qué toman verdura con todo, hablé con mis padres por Skype. Y lo que los quiero? Estuvimos algo así como una hora, y me contaron todo lo que habían hecho en la boda y en cierto modo me pareció haber estado allí. Lloré un poco y sobre todo reí. Y así me fui mas tranquila a dormir.

Son tantas emociones juntas que es dificil asimilarlas todas tan rápido. Pero sabiendo que desde España se alegran por mi y rezan, me siento arropada.

Y, bueno, también me siento un poco famosa, porque esto de aparecer en los periódicos...  aquí lo veís:
http://www.abc.es/toledo/20130829/abcp-toledana-entre-cien-jovenes-20130829.html
http://www.teinteresa.es/educa/Fundacion-Amancio-Ortega-estudiantes-Canada_0_982702596.html
http://www.europapress.es/nacional/noticia-rsc-total-100-estudiantes-espanoles-viajan-hoy-canada-cursar-ano-becados-fundacion-amancio-ortega-20130828123046.html

Presentaciones canadienses


Añadir leyenda



La mesa en la que dormí

Barbacoa gratis

Algo así como el paraíso de las chonis

Algo así como el paraíso de las chonis


En el College, tiendas y cafeterias por los pasillos

Fiesta de bienvenida

El college

Yo