sábado, 20 de julio de 2013

Sueña y te quedarás corto.

Santa María de la Huerta, Barbastro, Fonz, Huesca, Javier, Leyre, Lourdes, Zaragoza.

Una semana intensa de peregrinación que me ha hecho pensar y recolocar mis prioridades.
¿Qué quiero conseguir? Pues como San Felipe de Neri: "yo prefiero el Paraíso".
Prefiero el Paraíso.


Parece una meta difícil, pero desde que estuve en Lourdes puedo afirmar con seguridad que la Virgen María siempre te ayuda. Ella te lleva de su mano al cielo.

En una de las charlas nos contaron un cuento que aunque ya conocía, me encantó.

-Eran tres árboles que hablaban entre ellos contándose qué sueños tenían y a qué querían llegar. El primero de ellos dijo:" Yo quiero convertirme en el cofre que guarde el tesoro más valioso del mundo". El segundo, por otra parte, quería ser la embarcación de los mejores navegantes del mundo. Y, por último, el tercer árbol contó su sueño: "Yo no quiero ser cortado, para poder siempre señalar al cielo".
Llegaron un día los leñadores y cortaron el primer árbol. Y aquel que quería ser una gran cofre, acabó convertido en un sencillo pesebre.
También cortaron el segundo árbol que en lugar de ser un gran barco, terminó siendo la barca de unos pobres pescadores.
Los leñadores al llegar al tercero también lo cortaron mientras este lloraba al pensar que no volvería a apuntar al cielo. A este árbol lo hicieron tablas y quedó guardado en un almacén.
Pero la vida da muchas vueltas, y quizá cumples tu sueño de manera distinta a la que habías imaginado.
El primer árbol convertido en pesebre, una noche fue testigo del nacimiento de un niño. Sirvió de cuna y vio cómo reyes y pastores se arrodillaban ante Él, y supo que ese Niño era el mayor tesoro del mundo.
El segundo árbol, una baquita, una noche de tormeta vio cómo un hombre se ponía en pie y calmaba las aguas, y supo que aquel era el mejor marinero del mundo.
Y aquel árbol cuyo sueño era tan solo señalar al cielo pero quedó convertido en dos tablas, fue recogido por un soldado y entregado a un hombre ensangrentado. El hombre besó esas tablas en las que luego sería clavado. En forma de cruz fue elevado, y desde entonces sigue señalando al cielo.-

"Sueña y te quedarás corto"




3 comentarios:

  1. Pues no la conocía, y me ha encantado la historia. Muchas graacias. UN abrazo y a seguir soñando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado! Pues ya una historieta más que se puede contar.
      Un saaaludo

      Eliminar
  2. Estubiste en Xabier? Uau, yo tambien hice la javierada! Te gusto el castillo? La verdad quedo muy bien despues de la reconstruccion, casi no se nota que el cardenal Cisneros ordenase su demolicion. Bueno que se le va a hacer, es lo que pasa cuando los hermanos de un santo luchan por la liberacion de su reino, el reino de Navarra.

    ResponderEliminar