lunes, 17 de agosto de 2015

Encuentro Europeo de Jóvenes 2015

Desde pequeña me han enseñado que la gente de la que eliges rodearte debe hacerte mejor persona, sino esa "amistad" no lleva a nada más que al hundimiento de los que se embarcaron  en aquel viaje. También he ido aprendiendo, gracias al ejemplo de los que me han acompañado estos años, que la amistad entre dos personas es, en realidad, una cosa de tres.                    

Dios es la piedra sobre la que se construye una relación a prueba de fuego, tormentas y bombas.

Este agosto he recibido el regalo de asistir al Encuentro Europeo de Jóvenes en Ávila siguiendo las huellas de Santa Teresa de Jesús. Puedo afirmar, sin duda alguna, que esos siete días, del 3 al 9, bajo el lema "En tiempos recios, amigos fuertes de Dios", han cambiado mi vida.


Reunirse con jóvenes modernos católicos que se enfrentan a diario con los mismos dragones antes los que tú tienes que dar la cara, soportan los insultos y viven según los mandamientos, principios e ideales que tú, es un regalo.
Es un don conocer personas que con su ejemplo te enseñan que sí se puede seguir a Cristo hoy en día. Y que te recuerdan, por si lo habías olvidado, que todos estamos llamados a ser santos y el paso vip o 'speedy pass' para el cielo es la oración.

A pesar de que las comidas fueron agobiantes e insípidas, a pesar del calor y las caminatas, y aunque parecía que todo iba a salir mal, al final, cada una de las piezas encajaba a la perfección.

No puedo sino dar gracias por esta increíble experiencia a todos los que la han hecho posible y, en especial, al grupo 10 de Toledo, que han resultado ser 24 ángeles a los que puedo llamar amigos por hacer inolvidables los días que compartimos. He sido bendecida porque he visto a Dios en sus ojos, en sus sonrisas y en esas oraciones todos en silencio que eran un adelanto del cielo en tierra.
Y, por supuesto, gracias a Dios y a Santa Teresa.

                                                                       


                                                            […]"quien a Dios tiene nada le falta solo Dios basta"


No hay comentarios:

Publicar un comentario