sábado, 6 de octubre de 2012

Hay esperanzas, aunque se escondan.

Será la edad. Que todo se mezcla y no hay nada claro. Que todo lo cuestionas pero actúas sin pensar. Buscas, esperando encontrar, algo que ni siquiera tú sabes. Y te pintan la vida tan mal, tan difícil. Un mundo muy cruel, sin amor, sin esperanza. Te apagan la ilusión. Te quitan la esperanza en el presente.
Pues discrepo señores. Con tan solo quince primaveras, tampoco tengo una clara visión del mundo, pero sí que he encontrado, entre los escombros, razones para creer en un mundo mejor. 

Lo que te dicen en clase es que lo tienes difícil, no te animan a luchar por tus metas. Te definen "dignidad de la persona" pero no te enseñan que la vida es un regalo que hay que cuidar. Enciendes la televisión y encuentras un sinfín de malas noticias, de muertes y destrucción.

Pero ¿por qué nadie habla de las familias felices? ¿es que nadie sonríe al ver jugar contento a un niño? ¿por qué no recuerdan la gente que se entrega por los demás? ¿por qué no creen en el amor? ¿por qué no hablan de lo bella que es la vida? ¿del regalo del perdón? 

Pues aunque yo no vaya a cambiar el mundo, sí que aportaré una gota al inmenso océano de la humanidad. Mi granito de arena, para hacer posible un futuro mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario